Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

KORDA, RECUENTO DE UNA ÉPICA

20091031181947-nina-con-muneca-de-palo.jpg

Por Luis Machado Ordetx

 

Korda, sencillamente Korda, es de esos fotógrafos cubanos que antes de 1959 formó parte de una dinastía legendaria que, cámara en ristre, hicieron periodismo y también arte en el recuento de la épica que el pueblo cubano comenzó a reconstruir en campos y ciudades; y tal vez pasó el cronista a la historia de la inmortalidad por aquella instantánea que de perfil y en contrapicada detalló en la penumbra al Che Guevara cuando en un momento de meditación, en soledad, soltaba una bocanada de humo contenido en la boca tras saborear un tabaco.

 

Muchos conocen que Alberto Díaz (1928-2001), su verdadero nombre, junto a los también fotógrafos Raúl Corrales, Osvaldo Salas, Liborio Noval. Constantino Díaz y Mario García Joya, representaron artífices en las rupturas de los esquemas tradicionales de las imágenes  que resaltaban las primeras planas de los rotativos cubanos, principalmente del periódico Revolución, escenario al cual tributó sus piezas más antológicas; mientras otras, quedaron guardadas como negativos vírgenes después de los procesos de revelado en los laboratorios tradicionales.

 

Sin embargo, según Korda, aquella fotografía que tomó a Paulita, la niña de Sumidero, en Minas de Matahambre, en Pinar del Río, gozó siempre de su predilección artística al captar la inocencia de una pequeña que en su regazo arropa una muñeca de palo; como el que quiere abrirse al mundo, entre el asombro que a veces no puede explicar su corta edad.

 

No es la foto del Che lo que más inspiró a Korda, aun cuando esa instantánea tiene el mérito de convertirse en universal, sino la tomada a Paulita, una fotografía que, de acuerdo a la fecha de publicación, cumple en estos días finales de octubre medio siglo de existencia.

 

Korda así lo testimonió en más de una ocasión a los periodistas que lo entrevistaron a lo largo de su carrera artística, según criterios de Diana Díaz Díaz, la hija del fotógrafo, uno de los inspiradores de las nuevas transformaciones que sufrió la manera de captar la realidad objetiva tras ser tamizada por el cerebro del creador; y eso constituye uno de los méritos excepcionales de este hombre, recreador de sentimientos y de la interioridad de los sucesos y la personalidad del individuo descrito en una sencilla imagen.

 

Cientos, miles y... fotografías, negativos revelados; pericia de laboratorio manual; de preparación de quimicales; de cámaras en ristre; de pruebas de contacto, pasaron los ojos y las manos de Korda  en el detalle preciso de la épica de la Revolución; la reconstrucción de su historia, de sus hombres, de la decisión de "Vencer o Morir"; de la corresponsalía de guerra en los momentos definitorios de la Patria.

 

Al elegir a Paulita, con su mirada prendida en el futuro, el fotógrafo asumió una estética, la estética de la puntualidad; de la información y el detalle, del ojo avizor y visionario; igual hicieron otros creadores de su tiempo que cambiaron el universo de la fotografía comercial y artística por el concepto de la fotografía periodística, de recuento; esa singular pléyade de hacedores, marcó una época; esa que permite el recuento del instante que escapó y define al cubano prendido a su isla.

 

http://www.cubadebate.cu/noticias/2009/10/29/cumple-medio-siglo-la-foto-preferida-por-korda/

 

 

 

Comentarios > Ir a formulario

cubanosdekilates

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next