Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

NÚÑEZ RODRÍGUEZ, !EL VACILÓN CUBANO!

20100604112924-enrique-nunez.-rodriguez.jpg

Por Luis Machado Ordetx

En las Crónicas Cifuentenses, el narrador Luis Pérez Pérez cuenta que en cierta ocasión de la década de los 80 del pasado siglo, Enrique Núñez Rodríguez, con ese humor que perpetuó siempre en cuánto escribió y dijo en perfecto cubano, recordó cómo el afamado periodista se parapetó delante de una tarima que expendía “pan con lechón asado”, y luego de añadirle a la carne un poco de aliño y sal, salió caminando “como perro por su casa” sin pagar el importe de ese refrigerio ligero luego que terminara la sobremesa de un almuerzo.

¡Esas son cosas de Núñez Rodríguez!, musitó uno de los concurrentes a ese lugar del Oasis Villaclareño tras divisar y reconocer al propietario de la profusa calvicie y la corpulencia que escondía el físico de aquel hombre, ídolo distinguido de Quemado de Güines, Sagua la Grande o Cuba.

El comerciante, en tanto, se encogió de hombros y batió al aire una fuerte carcajada: acababan de “esquilmarle” dos pesos, el precio que entonces tenía un bocadito de cerdo, pero Enrique merecía más que eso por la fecunda risa que, en excelente cubano, dejó a todos con sus lecciones antológicas de humor radial, periodístico, de la escena o la televisión.

 Evocar aquellos pasajes, constituye endilgarle historias y más historias al autor de “Dios te salve comisario” (1967), una de sus antológicas piezas teatrales. Tal vez, hay algunas ciertas; con vahos de verosimilitud; otras no; son orgullo del decir imaginativo del cubano; como un patrimonio de exclusividad de ese cuchicheo frecuente en el cual se debate una conversación que entablan dos personas.

Sin embargo, aquel Gordo que nació en Quemado de Güines el domingo 13 de mayo de 1923, merece que de él se endose cualquier historia, por fabulosa o real que sea. Su risa proverbial, allá en los cielos, luego del infausto fallecimiento el jueves 28 de noviembre de 2002, contagiará a quienes lo acompañan entre hombres de letras, ciencias o de artes manuales. Sencillamente, Enrique nació y creció para hacer reír a los auditorios en los que se desempeñó.

Ahí están en el repaso aquellos guiones radiales, de humor costumbrista, satírico y de realidades míticas, contenidos en “Chicharito y Sopeiras”, “Cascabeles Candado” y el serial dramático “Leonardo Moncada”, transmitidos por la radio cubana en la seudorepública, un tiempo pasado en que el escritor puso su pluma al servicio del pueblo.

Por si fuera poco, García Márquez, aquel vecino de los altos que tuvo Enrique cuando escribía antológicas crónicas para las ediciones dominicales de Juventud Rebelde,  se llenó de gozo en compartir el férreo espacio de una página impresa con un maestro del periodismo literario cubano de todos los tiempos.

Un árbitro tenían aquellos escritos: contar la historia del presente de una manera jugosa; ceñirse a la palabra, al recreo de la anécdota; a la voluptuosidad    del adjetivo; a la pulpa directa del verbo que exalta y triunfa en la oración sencilla.

La frondosidad del periodista latía en Núñez Rodríguez desde los tiempos de juventud, cuando se aventuró en las ediciones de El Estudiante Quemadense, un semanario impreso de su tierra natal. Luego fueron más asiduas las escrituras en las crónicas recogidas en Yo vendí mi bicicleta; Oye como la cogieron; Gente que yo quise; Mi vida al desnudo, y  Sube, Felipe, sube, consideradas piezas narrativas imprescindibles en toda su escritura.

Obvio, al “vacilón cubano” que siempre delató la manera de ser de Enrique Núñez Rodríguez, ora en persona, ora en escritura, se añade al teatro que legó a la posteridad: “Gracias, doctor” (1958); “Voy abajo” (1965); ¿Qué traigo aquí?” (1966), devenidas antologías del gracejo popular, de rescate de lo vernáculo, de sátira costumbrista y de complacencia por y desde el humor.

Ahora, su pueblo, Quemado de Güines, prepara durante la semana entrante lo que denominan IV Jornada Humorística Enrique Núñez Rodríguez. Allí concurrirán importantes agrupaciones cubanas que cultivan el género, entre las que cuentan “Pagola la Paga”, "Ojo por Ojo”, “Punto y Coma”, así como el espectáculo “Como mis 15” protagonizado por Iván Camejo y Kike Quiñones. También se prevé la presentación del documental “Yo quemé mi bicicleta”, concebido por Simón Escobar. Tal vez, esa ocasión no sea un simple encuentro con Enrique, sino un hecho histórico mayor. Él lo merece a cualquier hora.

Ojala, tampoco devenga en otra cita des(sincera) con la risa, el choteo o la bocanada humorística, a lo cubano; sino en pródigo acicate para seguir tras la estela literaria y artística de Núñez Rodríguez; y sobre todo en la amplitud del conocimiento  cuánto representa ese escritor en la historia cultural nuestra.

Comentarios > Ir a formulario

cubanosdekilates

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next