Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

NO QUIERO SER DIFERENTE

20090211160744-carlosmiguelp.jpg

Por Addiley Palancar Guerra

 

Fotos: Ismael Almeida

[Tomado de: http://www.pionero.cu/2009/secciones/cultura/enero/noquiero.htp]

Primero lo oí acompañar a Richard al piano y unos minutos después quedé encantada con su voz. Pero la sorpresa total fue cuando con guitarra en mano le escuché cantar. En la época de la estandarización y mercantilización del arte, puede resultar muy genuino, la creación de obras que no respondan a los esquemas comerciales que promueve la industria cultural. Ahí, donde los medios de comunicación masiva trabajan en función del consumismo, la banalidad y los estereotipos.sa

La trova y los trovadores siguen perteneciendo a la otredad, a lo diferente y por tanto a la música alternativa. Parece no importar que este género tenga cientos de años y haya ayudado a los pueblos a contar su historia.

Es por ello que resulta insólito que algunos jóvenes se acerquen a esta herencia musical y hagan de la misma su modo de vida. Precisamente en estos tiempos donde el arte verdadero se encuentra fuera de los predios de lo comercial que inunda al mundo.

En Cuba, esta paradoja persiste. La canción trovadoresca tiene contados espacios de divulgación y presentaciones en vivo. La canción inteligente sufre en una competencia desigual, recluida a pequeños flashazos televisivos en horarios nada felices. Para suerte de todos, muchos cantautores y algunas instituciones siguen aunando esfuerzos.

Las llamadas peñas de los que prefieren cantarle a todo lo que acontece dentro y fuera de sí mismos con sentido crítico y no comercial, son los sitios que vienen a oxigenar el panorama de este género.

Encuentros
 

Así el trovador Richard Gómez nombra una de estas peñas, donde se hace acompañar de la música y la poesía de los amigos que invita al Hotel Park View, en la Habana Vieja.

Con sus Entrañas de trovador, departe con un público íntimo que bien sabe cuándo hacer un coro o una clave cubana. La distancia que mantiene todo artista en un escenario para con los asistentes, simplemente no existe. La empatía favorece la extraordinaria comunicación, y por supuesto, garantiza el disfrute.

Y es que cual si fuera una "descarga", la dramaturgia y sus estructuras se corrompen. No obstante, el clímax del encuentro, fue visible para todos. Así conocí a Carlos Miguel González Balbosa. Primero lo oí acompañar a Richard al piano y unos minutos después quedé encantada con su voz. Pero la sorpresa total fue cuando con guitarra en mano le escuché cantar:


Escribiré otra canción mientras me lata el corazón
Escribiré sin duda hasta para el que pide ayuda
Escribiré con el alma, la tempestad y la calma
Escribiré la historia, la avaricia y la gloria

Escribiré los momentos, escribiré poesía
Escribiré el silencio, escribiré la armonía
Escribiré mi risa, escribiré mi llanto
Escribiré la espina que me dolió tanto
 

No podía creer que un adolescente transmitiera ese aire de seguridad, que dijera al mundo quién es y cómo quiere ser. Mucho menos que tuviera tan claro sus objetivos en esta vida de incertidumbre.

Por eso, enseguida lo abordé, primero para felicitarlo y en segundo lugar para que todos puedan conocerlo y saber quién es este muchacho de trece años, que con su guitarra y su voz demuestra que hay que continuar creyendo en la juventud.

-¿Cómo fueron tus inicios en la música y cómo te percataste de tus habilidades para la composición y el canto acompañado de la guitarra?

Desde los 6 años mi mamá descubrió cualidades musicales en mí, y comencé a recibir clases de piano y solfeo. Aunque me gustaba mucho, era muy pequeño, así que preferí el deporte.
 

Cinco años más tarde, por casualidad, llegó a mis manos mi primera guitarra. Desde aquel entonces comencé a estudiar en la Casa de Cultura de mi municipio, 10 de Octubre, en el taller de ese instrumento.
 

Después de un tiempo empecé a cantar y auto-acompañarme, en matutinos y actividades por mi escuela. Al llegar a la secundaria participé en el Festival Pioneril donde formamos un pequeño grupo de música tradicional y obtuvimos Mención en el mismo. Ya en enero del 2007 contaba con mi primera canción: La Luna. Tenía trece años y me inspiró una muchacha que conocí.
 

-¿Cuál fue tu primera presentación en público, qué sentiste?

Fue en la vigésima sexta edición del evento de trova Walfrido Guevara, de mi localidad, donde defendí una canción de mi abuelo, Sergio González Siaba: "El Cuarto de Tula". Obtuve Mención por el jurado, Premio por la Corresponsalía de Diez de Octubre y Premio de la Popularidad.
 

Me sentí un poco nervioso al principio por ser el único niño, pero siempre estuve seguro de mí mismo, sin olvidar la extraordinaria calidad de los otros concursantes.

-¿Cómo es el proceso de creación de tus canciones?

No las compongo siempre de una misma forma, interactúo con la letra y la música. Algunas veces, primero hago la armonía o escribo la letra o simplemente las hago al mismo tiempo.
 

-¿Quiénes han contribuido a tu formación musical?

Mis padres, profesores, amigos y en especial el cantautor cubano Gerardo Alfonso, quien ha escuchado cada una de mis canciones y su música, propiciando un desarrollo mayor en mí.
 

-¿Quiénes son tus paradigmas en la música?

Gerardo Alfonso, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez. Aunque también jóvenes figuras que dan mucho de qué hablar como lo son Buena Fe, William Vivanco por mencionar algunos.
 

-¿Con quiénes añoras presentarte en público?

Desearía presentarme con todos los grandes de nuestra música pero entre ellos con Gerardo, Silvio, Pablo.
 

-¿Qué opinión tienes de los jóvenes trovadores y de la trova en general?

Los jóvenes trovadores cubanos son el sostén fundamental de la trova futura, y estos no solo resaltan este movimiento sino nuestra cultura en general. También creo que no debemos olvidar a los artistas consagrados que han marcado su brecha musical por décadas y han sabido crear para gustos y edades diferentes.
 

-¿Cómo ves el futuro de la trova cubana y de la canción en general?

Creo que la trova tendrá un futuro muy próspero por la colosal masa de trovadores que conforman el movimiento. Sería grandioso si dedicaran más espacios donde florezcan nuevos talentos y se reafirmen ante el público que es el mayor jurado de todas las artes.
 

-En el aspecto más personal, si te preguntara ¿quién y cómo es Carlos Miguel, qué responderías?

Soy un artista que trata de hacer a sus canciones mensajeras de mis inquietudes, deseos y mostrar en ellas una panorámica de lo que vivo.
 

-¿Qué es lo que más aprecias de las personas?

La honestidad
 

-Te agradecería, le dedicaras unas palabras a los adolescentes cubanos, ¿qué te gustaría decirles a todos ellos?

Me gustaría aconsejarles que aprovechen el tiempo, que estudien, y que se alimenten de la buena música que es la más bella forma de lo bello; como dijera nuestro apóstol.
 

-¿Cuáles son tus mayores anhelos y los proyectos concretos que tienes en este 2009?

Ingresar en la escuela de música, y los proyectos concretos, seguir estudiando, preparándome, componiendo para poder lograr ese sueño.

Quisiera agradecer eternamente a todas las personas que han contribuido a mi desarrollo artístico. A: Richard Gómez, Martha Sánchez, Niurka Reyes, Ismael de la Torre, Danilo Vásquez, Dayli González, Vidal Tarín, Yoe Ott, Rafael Pérez Fiallo, Emilia Díaz, Carlos Martínez, David Galárraga, y a los integrantes de la agrupación de Gerardo Alfonso.

Autor: Carlos Miguel González Balbosa

Así es mi Habana

Caminando por La Habana
Se aprecia un montón de gente
Que en el prematuro día
Van calentando el ambiente

Pasan muchos ciudadanos
Ciudadanos bien decentes
Pero también en La Habana
Hasta sobran imprudentes

Esta es mi Habana la linda
Descriptiva y guionista
Que a pesar de los rumores
Sigue siendo conformista

Se pasea  por  todo prado
Malecón y barrio adentro
Buscando un lugar tranquilo
Que se halle bien desierto

Así es mi Habana
Mi Habana
Su fachada colonial
Así es mi Habana

Mi Habana
Su belleza sin igual
Así es mi Habana

Mi Habana
Llena de luz celestial
Así es mi Habana

Mi Habana
Por eso es la capital
Sus delicias, sus gourmets
Llenos de satisfacciones
El tabaco y el café
Que tienen sus ambiciones

Allí  en el Parque Central
Las disputas son gigantes
Cuando se habla de pelota
Y se critica a los grandes

Y el gran Cristo de La Habana
Mirando sus habitantes
Que de allí se ven chiquitos
Chiquitos pero gigantes.

Ser Yo

No quiero ser diferente
Tampoco ser importante
Ni escabullirme en la gente
Como hacen los ignorantes

No quiero ser ambicioso
Tampoco ser indigente
Ni ser capaz  de matar
Aunque lo diga mi mente

No quiero ser rey del  mundo
Ni el  opresor de la gente
Ni  ser el centro de una,
Canción de paz o de muerte

No quiero ser traicionero
No quiero ser invasor
No quiero ser como un ángel

Tampoco quiero ser Dios
No quiero ser un fascista
No quiero ser orador

Tampoco quiero ser luna
Tampoco quiero ser sol
Pero si hay algo que espero
Es siempre ser Yo

No quiero ser un esclavo
Tampoco ser esclavista
Ni pertenecer a un clan
Aunque parezca humanista

No quiero ser empresario
No quiero ser presidente
Ni estrangular  a un tumulto
Como hacen muchas serpientes

No quiero ser inventor
No quiero ser pesimista
Ni embalsamar a una llama 
Para hacerle una entrevista

 

 

Comentarios > Ir a formulario

cubanosdekilates

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next