Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

SANTA MARÍA MAGDALENA, EN CIFUENTES

20090403161156-iglesia.jpg

Por Luis Machado Ordetx

 

Después de dos décadas de una ruina casi total, en la iglesia Santa María Magdalena, en Cifuentes, concluyeron la labores reconstructivas que abarcaron el inmueble, incluido el campanario -según consideración del diagnóstico técnico inicial como insalvable-, acontecimiento que permitió, dado el rescate por preservar la originalidad arquitectónica y su funcionalidad eclesiástica, concederle el Premio de Restauración Villa Clara 2009, distinción que entrega el Centro de Patrimonio Cultural y la Oficina de Monumentos en la central provincia cubana.

 

La iglesia, situada a unos 30 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Clara, se erigió en su actual demarcación en 1856, fecha en que sustituyó a un antiguo templo edificado en 1817 con elementos de tabla de palma y guano en la hacienda La Magdalena; ocasión en que allí se celebró la primera misa en una jurisdicción eclesiástica que abarcó las localidades cercanas de Calabazar de Sagua, Encrucijada, Malezas, Santo Domingo y San Diego del Valle.

 

Las labores constructivas (proyecto, inversionista y ejecutor) respondieron a la asesoría del Obispado de Santa Clara, y en el empeño contaron con la colaboración de especialistas del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, institución esa que, además, concedió los premios y menciones en Conservación a edificios que resguardan la particularidad arquitectónica de fachadas, portales e interiores de edificaciones o espacios abiertos.

 

El narrador e investigador histórico Luis Pérez Pérez, refirió las características pasadas y presentes de la iglesia Santa María Magdalena, enclavada frente al Paseo Martí, en la carretera que va de Santa Clara a Sagua la Grande, entre las que descuella una fachada precedida de cuatro palmas reales -árbol nacional de Cuba- plantadas en la segunda mitad del siglo xx, así como seis farolas -símbolo cultural de Cifuentes-, y varios bancos fabricados con metales no ferrosos que sustituyeron a los antiguos de granito verde con anuncios de comercios locales.

 

También hay tres bustos erigidos a los patriotas Emilio Núñez Hernández       -esculpido por el italiano Luiggi Piedrasanta-, de José Martí y de Antonio Maceo, correspondiente a la autoría del villaclareño Carlos Era.

 

Precisó que el templo está compuesto de una sola ala, y lo distingue el sonido que emiten sus tres campanas, así como la presencia en la fachada de una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre. De igual modo, la iglesia Santa María Magdalena forma parte de los atributos incorporados al escudo de Cifuentes, sitio vinculado a la cría de ganado y los cultivos menores según orden del Cabildo de Villa Clara concedida en 1696; aunque su fundación data de 1817, instante en que caracterizó por un impetuosos desarrollo azucarero y la ubicación de caminos de hierro que la enlazaron con los puertos de Isabela de Sagua y Caibarién.

 

En la actualidad el denominado Oasis Villaclareño es un municipio con límites territoriales con otros seis de los trece que componen la central provincia cubana, y tiene más de 33 mil 294 habitantes diseminados en diez Consejos Populares, distinción que concede a la actual iglesia Santa María Magdalena cualidades sin precedentes en la conservación de un patrimonio material-arquitectónico.

 

Comentarios > Ir a formulario

cubanosdekilates

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next