20191016144455-una-nueva-imagen.jpg

La institución, privilegio de la Cultura Cubana, ubicada en Remedios, ostenta el premio nacional de Conservación y Restauración, distinción otorgada en 2006. Una nueva imagen museográfica en salas permanentes y ambientadas de la vivienda del genial compositor será apreciada con la reapertura.

Por Luis Machado Ordetx

Una noticia que enorgullece a ávidos conocedores y defensores de la  obra musical y jurídica de Alejandro García Caturla (1906-1940), el más universal de los compositores de la vanguardia cubana durante la primera mitad del pasado siglo, llega por estos días cuando se ultiman detalles para reabrir las visitas públicas del Museo Casa, en Remedios, luego de un lustro de clausurada.

La apertura de la vivienda después de labores reparación de la cubierta, carpintería y áreas de servicio, así como de conservar la profusa colección personal y familiar del jurista-artista, será el domingo en la mañana, Día de la Cultura Cubana, ocasión significativa que enaltece el  legado histórico del artista.

La casona desde que la familia García Caturla se instaló allí después de adquirirla en propiedad figuró como centro de las más trascendentes actividades artístico-literarias y culturales de la localidad, y en 1970 fue declarada Monumento Nacional. Un lustro después comienza el anhelo por abrir allí un museo, proyecto que logran en 1976 con la apertura de una sala dedicada a las parrandas remedianas.

En 1984 el inmueble fue sometido a una reparación capital, y cuatro años después se produjo una reapertura que definió el rumbo actual de  conservar, promover y estudiar la historia musical remediana, y en especial de García Caturla.

Sin embargo, pasaron tres décadas y la remodelación de un edificio aledaño produjo afectaciones en la cubierta del Museo Casa, y  obligaron al desmontaje de las valiosas colecciones, entre las que destacan papelerías, libros, instrumentos musicales, muebles familiares y vestimentas del genial músico cubano.

Una brigada de restauración de la localidad, luego de fallidas intervenciones constructivas de otras homólogas, intervino en el mantenimiento de la cubierta de la vivienda y se retiraron los falsos techos de la sala de recibo y zaguán, lo cual permitirá observar en las alturas los detalles de las piezas originales que datan de 1875. También se reparó la carpintería dañada por la humedad y el comején y se retocaron las mamparas y puerta de acceso a la calle, frente a la plaza central de Remedios.

Hay una imagen diferente hacia el interior del Museo Casa en el montaje de las salas ambientadas y de exposición permanente, con vitrinas y estanterías nuevas, y una iluminación apropiada para los objetos mostrados en el área transitoria.

También hubo intervenciones en almacén de conservación de lo atesorado, el departamento de servicio y los baños,  y repararon las conexiones eléctricas para garantizar seguridad al inmueble, al tiempo que renovaron la jardinería del patio central, acciones que completan una de las mejores intervenciones capitales de las concebidas en ese inmueble colonial.