Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

JUGÁRSELA AL CANELO, PRADO VERDE

20091104135126-jugarsela-al-cantado.jpg

Para no olvidar un libro aparecido dentro del pradito verde del verde prado nacional

 

Por Jorge Luis Rodríguez Reyes

 

 

Si en Cuba existiera crítica literaria (no adjetivo: seria, real, sistemática, verdadera, etc., porque para tener esas connotaciones primero debe existir, y en ese sentido ni Descartes,  con su famoso aforismo puede venir a socorrernos), no tendría que esperar varios años para desobedecer cuestiones éticas que manan ante la decisión de reseñar un libro de un amigo.

 

Casi cinco años han pasado y que sepa, no se ha dicho nada  del libro Jugársela al canelo, del joven autor Félix Ruiz González,  nada más allá que las opiniones,  mayoritariamente elogiosas  en el caso anterior, que se  emiten en nuestras modernas  ágoras culturales: pasillos, oficinas editoriales, instituciones de  cultura, café literiarios, presentaciones efímeras, etc., desde donde muchas veces se legitiman o se subvierten, casi siempre para bien,  las estratificaciones  jerárquicas o los  feudos literarios de nuestro canon  nacional o  provincial.

 

Desde que surgieron las editoriales provinciales, fortalecidas por las impresoras Riso a inicios del 2000, han  aparecido no pocos buenos libros que demuestran la validez de tal proyecto y consolidan la fortaleza de una cultura literaria, que sospechada , dormía en los "praditos verdes" de la no existencia, donde para existir la única premisa era estar y estar solo resultaba si se aparecía en los planes editoriales nacionales y "nacionales" era un adjetivo para uso mayoritario de los habaneros.

 

No intento hacer una defensa de la Riso, porque para ello no haría falta hablar tanto: solo bastaría leer los catálogos provinciales en cada Feria Internacional; como tampoco intento enfocar estas palabras a otras cuestiones,  ya debatidas, y casi superadas,  del acontecer cultural cubano,  pero siempre es adecuado pasar revista,  aunque sea someramente,  por tales contextos.

 

Si hacemos un recorrido por el péndulo temático nacional veremos como hay temas reiterativos desde el Papel Periódico de la Habana hasta hoy: lo rural, lo épico, la doble moral, las becas (más acá), etc. Siempre retomados con nuevas connotaciones, con nuevos enfoques: porque cada vuelta en la espiral nos va limpiando el camino futuro y nos  aporta el acervo anterior.

 

Si el tema rural no ha regresado con  fuerza superior al de la  doble moral, si no  ha superado,  en vigor, al  replanteo del anquilosado tema épico ( en una revisión de lo épico a niveles cotidianos como: montarse en un bote o en asegurar algo para alimentarse, etc. ), y si tal tema no ha regresado, (quizás, vestido de gala, al igual que otros temas tan implosivos: todos destapados en aquellos noventas,  con tantos derrumbes), ha sido por varias causas,  y  repito, este texto no es el espacio idóneo para analizarlas, pero son cuestiones de no  desdeñar ante cada creación donde predomine, en cualquier variante,  el tema rural.

 

El libro Jugárselo al canelo, aparecido en la  Editorial Capiro de la provincia Villa Clara en el año 2005, reúne siete historias que versan sobre la cotidianidad de un entorno rural. Ruralidad  que no está centrada entre la dicotomía civilización versus barbarie porque ya ha llovido mucho desde la literaturización de las pampas argentinas y porque aún hoy  desconocemos cuál  de los dos polos es más civilizado.

 

Los siete cuentos reconstruyen aquellas pocas zonas que van quedando  casi sin voz de nuestro entramado social,  y el autor le agrega su visión; enriqueciendo con su pericia y dominio técnico las historias contadas que no escapan a las "epopeyas" cotidianas, pero estas,  por la destreza narrativa y la limpieza textual nos agradan a pesar de estar ya saturados por tantos años degustando  similares argumentaciones y que a diferencia del libro Jugárselo al canelo, han resultado en simples bodrios.

 

Es difícil dejar de admirar ciertas elaboraciones poéticas que como géiser explotan en los cuentos de Félix Ruiz; construcciones donde se destaca el  uso de verbos o adjetivos  que responden al idiolecto de los personajes  y  enriquecen el texto de forma natural. Como muestra de ello  estos tres fragmentos  extraídos del cuento "Con el agua a la cintura", tercer cuento del libro:

 

"(...) Eran bastante parecidas, ambas con esas  piernas fuertes que tienen las mujeres del campo y con ese misterio  de venado trotándole en el ámbar de las pupilas..."1

 

" (...) Al rato, con la brisa y el salitre del mar escarbándole en los ojos, se asomaron a la costa(...)"2

 

"(...) ya entraban en el mar que, inmóvil a esa hora de la mañana, parecía un desmesurado estanque muerto. "3

 

Los restantes seis cuentos mantienen la solidez y la tersura de  ese venado que trota en el ámbar de los ojos  campesinos. No llevan  ni la desmesurada mirada bucólica, tan dada a estos temas, ni  el desafuero peyorativo de nuestra literatura más premiada. El autor parece no importarle  ser premiado, parece no importarle no aparecer en antologías becarias de compadrazgos y otros usos extensivos de nuestra letras y apuesta por la callada  percusión de su cincel y es que muy pocas veces la vida de un batey moderno en Cuba  ha aflorado en la literatura cubana con la intensidad de este libro,  que a pesar de ser la primera publicación del autor,  nos augura  una solidez narrativa y un empeño donde sale ganando el arte, y si aún   desconocemos los nuevos proyectos del autor  es algo que no nos debe inquietar, porque tales autores prefieren trabajar las palabras, buscarles las expresión precisa. Y no lo duden, él es quizás   uno de los pocos escritores,  que como dice un conocido,  no confunde literatura con  vida literaria.

 

 

 

 

1- Ruiz, Félix: Jugársela al canelo, Editorial Capiro, 2005, p. 20.

 

2- Ídem,  21.

 

3- Ídem, p. 22.

 

 

Comentarios > Ir a formulario

cubanosdekilates

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next