Facebook Twitter Google +1     Admin
El Caribe, por su inspiración, enaltece la Historia y la Cultura

FREDDY ASIEL ÁLVAREZ, ¿UN CHIVO EXPIATORIO?

20140220002944-freddy-asiel-alvarez.jpg

Dos alas cortó el encuentro beisbolero del lunes pasado, el 17 de febrero de 2014, 9:00 pm., entre Matanzas-Villa Clara: la sanción al astro del montículo Freddy Asiel Álvarez y su salida total de la 53 Serie Nacional de la pelota cubana, y más de 30 puntos de sutura a Ramón Lunar, el Todos Estrellas de la primera base en la Serie del Caribe, en Isla Margarita, en Venezuela. Mucha subjetividad se mueve en el periodismo cubano, incluso de desconocimientos del Código Penal y sus implicaciones para cualquier ciudadano residente en nuestro terrtorio.

La pelota, pasatiempo nacional, y encontronazo fraternal entre parciales de uno u otro bando, deja un criterio en cualquier aficionado, hago partícipe a los lectores del atinado comentario de un colega que, entre otros, que deja otras reflexiones ante un asunto no esclarecido del todo.

La Comisión Nacional de Bésibol, del INDER, presidida por Higinio Velez Carrión, como un signo de marcada soga corrida en tiempos en que Villa Clara —los Leopardos de la región central, marchan en segundo lugar en la tabla de posiciones de la Serie, con balance de 34 victorias y 24 derrotas, solo antecedido por Matanzas—, deja "entrebambalinas" muchos "cabos sueltos" en sus sanciones, y tiende, incluso, a una desatinada subjetividad. 

En buen cubano, y sin muchas retóricas, todos saben qué quiere decir, más allá de una lectura subliminar del periodista con el calificativo-titular de "CHIVO EXPIATORIO". En otras palabras, desestabilizar a un equipo de béisbol, y eso ocurrió en el enfrentamiento entre Villa Clara-Matanzas; encontrar a un "chivo expiatorio", para "aplicar la mano dura de ¿...?, ante las frecuentes indisciplinas sociales que ya cunden el pánico en el deporte cubano.

 

Como el béisbol, es también cultura en cualquiera de sus acepciones, asumo el criterio expuesto...

 

Por Miguel Ernesto Gómez Manjuán

(Periodista y Comentarista cubano)


Después de presenciar, una y otra vez, las imágenes de la pelea en el estadio “Victoria de Girón”, entre jugadores de Matanzas y Villa Clara, que rápidamente llegaron a YouTube, para mí estaba muy claro que la Federación cubana impondría sanciones a los jugadores involucrados en los tristes sucesos. El hecho tuvo una amplísima cobertura mediática, sin dudas inusual, especialmente si tenemos en cuenta que, ante experiencias anteriores, primó el silencio y luego la nota oficial; pero vivimos tiempos nuevos, así que hubo de todo un poco; aunque, en sentido general y como indica la más elemental lógica, la condena fue unánime.

Los pelotazos propinados por el lanzador Freddy Asiel Álvarez, la “carga bate en mano” de Demis Valdés y los bancos vacíos (afortunadamente no hubo más golpes) son hechos repudiables. Ramón Lunar volvió a chocar con la mala suerte, esta vez personificada en un “swing” de Valdés que pretendía golpear la anatomía de Álvarez y que, al impactar en la boca del capitán villaclareño, provocó daños considerables en su boca y no se sabe cuándo pueda regresar a la alineación de los campeones.

Las sanciones, por tanto, no creo que hayan sorprendido a nadie. Eran esperadas y, sin dudas, necesarias; pero lo que sí me sorprendió fue la dureza del castigo, especialmente contra Álvarez quien no podrá lanzar más en la actual 53 Serie Nacional.

¿Dónde está el problema? En el doble rasero. Siempre he sido seguidor de Villa Clara y entre mis mejores recuerdos están aquellos tres campeonatos en línea, obtenidos por el equipo más completo de la década del 90. Luego sufrí los constantes reveses de una selección que parecía incapaz de ganar el playoff por el título. Esta “maldición” terminó, afortunadamente, en 2013, con la muy convincente victoria sobre Matanzas, dirigida, ironías de la vida, por Víctor Mesa. El espectacular trabajo de Freddy Asiel fue fundamental para ganar la quinta corona en la historia. Pero el fervor con que sigo y apoyo a los Leopardos Naranjas no puede cegar mi análisis. Por tanto, sí, Freddy Asiel merecía un castigo, porque dejó una pésima impresión con los pelotazos (haya golpeado o no de manera intencional a Víctor Víctor Mesa); sin embargo, separarlo de todo el campeonato parece desproporcionado.


Cuando leí por primera vez las sanciones pensé de inmediato en Vladimir García, el hombre que golpeó en dos ocasiones, probablemente de manera intencional, a Ramón Lunar…y no recibió tanta cobertura mediática adversa y la Comisión Nacional no lo separó ni por una serie. Ni hubo encendidos comentarios, ni reuniones extraordinarias. Entonces,  ¿cuál es la diferencia en ambos casos? ¿Por qué aplicar el reglamento de diferentes maneras? Ah, el contexto amigos míos…

La separación definitiva de Freddy Asiel trata de presentarse como una “medida ejemplarizante”. Reitero: el mejor lanzador cubano merecía una sanción…15, 20, 30 juegos y sin recibir los 1500 pesos cubanos que, aproximadamente, obtiene cada mes como salario; pero tomar a este lanzador como “chivo expiatorio” parece cualquier cosa menos una “medida educativa”. Si quisieron enviar un mensaje, este llegó alto y claro. Si querían atacar al problema, una vez más se quedaron en las ramas.

Este es un resumen de los castigos, a partir de una nota emitida por la Dirección Nacional de Béisbol:

1.- Suspender de la actual Serie Nacional al jugador del equipo de Villa Clara, Freddy Asiel Álvarez, por la actitud antideportiva adoptada, que marcó el suceso y en consideración de que se trata de un atleta perteneciente a la Selección Nacional y tiene la obligación de ser ejemplo para nuestros niños, jóvenes y pueblo en general.

2.- Separar definitivamente de la 53 Serie Nacional al árbitro Osvaldo de Paula Arias Lazo, principal responsable de lo acaecido, por no tomar oportunamente las medidas establecidas en el Reglamento.

3.- Suspender por un año de todo evento oficial calendariado por el INDER al jugador de Matanzas, Demis Valdés Galarraga, por su actitud totalmente incompatible con los principios del deporte cubano. Su reincorporación estará condicionada al comportamiento que mantenga en lo adelante.

4.- Amonestar a los Supervisores (Comisarios Técnicos), al Jefe de Grupo y al resto de los árbitros por no advertir al árbitro principal sobre la adopción de las medidas preventivas correspondientes.

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Ms

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next