20160331223134-boitel-en-remedios-cuba-sie.jpg

Por Luis Machado Ordetx

 

La poesía de Bertha Caluff, sin ser una comunicación mística, «reside en el espíritu de la trascendencia por entender las complejidades propias del individuo», explicó Roberto Manzano Díaz al intervenir en el espacio «Di-Versos», un centro de reflexión que abarca momentos específicos en la lírica  de invitados y coterráneos que intervienen en la Feria villaclareña.

Caluff, con significativos poemarios, entre los que destacan Casa de Sabra (1988), Cumpleaños del pato (1990), o En las playas de todos los mundos (2007) y El vigoroso trazado (2008), fue invitada a la tertulia que conduce Luis Manuel Pérez Boitel, quien, a partir del interrogatorio, posibilitó que la escritora abordara algunas particularidades de sus últimos tiempos con el verso pulido: diálogos con esencias florales.

Es un libro ya concluido, indicó, y se pertrecha de citas y referencias con especialistas que investigan aspectos positivos de la terapéutica Contiene poemas breves que mostrarán un gusto por la meditación introspectiva sobre la realidad y la «búsqueda de la armonía singular», tal vez único y válido en una tradición espiritual  del país, como dijo Manzano en su espíritu escrutador del conocimiento de nuestro panorama lírico contemporáneo.

También Caluff habló sobre la familia, y sus hijos —goce bendito—y el contacto del hombre con la naturaleza poética, y mientras «Cae la tarde/ y acuden las más oscuras aves», como recuerda uno de los textos que elaboró sobre Santa Clara y su Parque Vidal, el matancero José Manuel Espino, autor de Ronda de los suspiros, precisó que ahora, más que volver la mirada al verso que jamás lo abandonará, piensa en el teatro, una visualidad atractiva en su natal provincia.

Recordó aquellos encuentros de “Poetas de Extramuros”, reunión de escritores de todo el país en lugares de la Atenas de Cuba durante los años más crudos del período especial, y en los cuales el verso y la cultura apostaron siempre por “salvar” y “sanar” el ánimo de la creación literaria.

Nada más «Di-Versos» que un diálogo entre dos maneras diferentes de componer y entender la creación lírica, «la mía y la de Berta Caluff», dijo a Pérez Boitel. El escritor oriundo de Colón, destacó que siempre «apela a ejercicios poéticos y la no mirada hacia el interior expresivo».

 De igual modo resaltó que, «algún día aguarda por la publicación de la antología “Alguien que siente las musas del planeta”, postergada impresión con todos los ganadores del concurso internacional, en un tiempo, de Poesía Amor Varadero,  un certamen que ya va por su aniversario 35 de creado y sintetiza la perdurabilidad para detallar en las más nobles pasiones del ser humano», señaló.